SETAS, EL GRAN TESORO DEL OTOÑO

Los nutrientes los absorben mediante hifas que van creciendo y llenándose de nutrientes y agua hasta que salen a la superficie formando la seta.

Las setas pertenecen al reino de los hongos. No tienen clorofila, por lo que no obtienen energía de la luz solar sino de las sustancias de otros seres vivos. Es por ello que podemos encontrar dos clases de setas:

Las de cultivo: se cultivan sobre troncos de roble como los shiitake o sobre paja como el champiñón.

Las silvestres: sólo crecen junto a los árboles ya que estos les proporcionan los nutrientes necesarios para crecer, por tanto, no se pueden cultivar y los encontramos de forma natural en el bosque.

Los nutrientes los absorben mediante hifas que van creciendo y llenándose de nutrientes y agua hasta que salen a la superficie formando la seta.

Entre sus propiedades y beneficios de su consumo, las setas han demostrado inhibir el crecimiento de tumores dependientes de estrógenos como el cáncer de mama o de ovario.

Además, contienen ergosterol, un precursor de la vitamina D que, con exposición al sol se vuelve mucho más activo para nuestro cuerpo y es imprescindible para una correcta asimilación del calcio en huesos y dientes. Por lo tanto, a la hora de consumirlas, se recomienda secarlas al sol previamente.

Hay que remarcar que son ricas en purinas, por lo tanto, las personas con problemas con ácido úrico (gota) o con problemas renales, deben moderar su consumo.

 

Elección y conservación

Las setas son hongos vivos, por lo tanto, deben conservarse envueltas con un papel que absorba la humedad.

Se pueden conservar deshidratadas, en escabeche o en confit.

 

 

  • De acuerdo con el reglamento de la UE 1169/2011, para conocer la composición y los posibles alérgenos de nuestros productos, por favor, puedes hacernos llegar un correo electrónico a infoproducte@ametllerorigen.cat especificando el producto de tu interés. Contestaremos tu correo en un máximo de 15 minutos, de lunes a viernes de 9:00h a 13:00h y de 14:00h a 18:00h.