LA PATATA: FUENTE DE ENERGÍA

La patata es un tubérculo muy nutritivo. Tiene un alto porcentaje de agua (77%) y una fuente importante de almidón, un hidrato de carbono que nos proporciona energía de absorción lenta.

Respecto a sus componentes, hay que remarcar que es fuente de vitamina K, también conocida como antihemorrágica, que contribuye a la correcta coagulación sanguínea. Tiene un alto contenido en vitamina C, que interviene en el mantenimiento normal del sistema inmunológico y también es fuente de folatos, importantes para el correcto desarrollo del feto.

En cuanto a los minerales, es fuente de potasio, que contribuye al funcionamiento normal de la musculatura.

Variedades:

Kennebeck: Patata versátil, ideal para freír ya que no absorbe tanta cantidad de aceite y también para asar, gracias a su textura más resistente. También se puede utilizar para cocer ya que permanecerá entera pero no quedará tan esponjosa como la variedad Monalisa. Es buena para cocer al horno, a la brasa y también en el microondas.

Monalisa: Es la más versátil en la cocina. Se utiliza sobre todo para hervir ya que se cuece rápidamente y queda blanda. No se recomienda para hacer purés.

Nueva: Las patatas nuevas son variedades que han sido recogidas del suelo antes de su momento natural de maduración para conseguir una piel más fina, un tamaño más pequeño y una cantidad de agua inferior. Por tanto, serán ideales para guisos y tortillas de patatas. Como consecuencia, esta variedad es menos resistente a los golpes y se conserva durante menos tiempo.

Roja: Es la más apropiada para hervir y hacer purés porque tiene una textura esponjosa y mucha agua.

Violeta o Vitelotte: Se puede cocinar como el resto de patatas, asadas, hervidas, fritas, etc. Muy recomendables para hacer purés de guarnición por su color lila.

Buffet: Aconsejable para hacer purés, sopas y cremas pero también para hervir con otras verduras. Destaca por su textura cremosa y sabor.

Elección y conservación:

A la hora de escogerlas se debe rechazar cualquier patata con partes verdes ya que es un indicador de que contienen un tóxico llamado solanina, que en grandes cantidades (400 mg / kg de peso) puede provocar dolor de cabeza, vómitos y dolores abdominales.

Para conservar al máximo sus propiedades nutritivas, se recomienda almacenarlas el menor tiempo posible y en lugares frescos y secos.

A la hora de cocinarlas no se deben poner en remojo ni cocerlas demasiado tiempo ni con mucha agua. Se recomienda el consumo de patatas al horno con la piel o en olla a presión.

 

  • De acuerdo con el reglamento de la UE 1169/2011, para conocer la composición y los posibles alérgenos de nuestros productos, por favor, puedes hacernos llegar un correo electrónico a infoproducte@ametllerorigen.cat especificando el producto de tu interés. Contestaremos tu correo en un máximo de 15 minutos, de lunes a viernes de 9:00h a 13:00h y de 14:00h a 18:00h.