ROMANESCO, UNA VERDURA DE INVIERNO

Se trata de una verdura típica de invierno y, por tanto, la mejor época para disfrutar de su sabor y sus cualidades es de noviembre a enero.

El Romanesco es un híbrido entre el brócoli y la col con origen en Italia. Se trata de una verdura típica de invierno y, por tanto, la mejor época para disfrutar de su sabor y sus cualidades es de noviembre a enero. Lo consideramos un superalimento por sus sorprendentes propiedades.

Es la variedad de inflorescencias más digestiva, que provoca menos flatulencia y con más vitamina C. Poco cocinado, menos de 10 o 15 minutos, contiene más vitamina C que cualquier fruta cítrica. Esta vitamina con un gran poder antioxidante es importante para el sistema inmunitario y para la correcta absorción del hierro de los alimentos.

También contiene sustancias con efecto preventivo contra diferentes variedades de cáncer reconocidas y principios activos que pueden impedir la proliferación de tumores. Numerosos estudios demuestran que el consumo de brócoli ayuda al tratamiento de la infección de la bacteria Helicobacter pylori, bacteria muy común que puede desarrollar cáncer de estómago. Además, es fuente de fibra, que ayuda a la digestión y a mantener unos buenos niveles de colesterol sanguíneo.

Respecto a sus minerales, cabe destacar su contenido en potasio que contribuye en el funcionamiento normal del sistema nervioso y de la musculatura. Por último, hay que decir que el romanesco es fuente de manganeso que contribuye al mantenimiento de los huesos en condiciones normales.

 

Elección y conservación

Se recomienda escoger un romanesco bien fuerte y con hojas frescas, que no tenga las hojas amarillentas ni el interior marchito y blando. La base debe ser fresca, sin zonas negras ni marchitas, si el corte es limpio y blanco significa que ha sido cortado hace pocas horas. Es importante que el producto esté entero, sin partes rotas.

En cuanto a la conservación, se recomienda guardarlo en la nevera, pero no se aconseja que esté muchos días, es decir, que se consuma lo antes posible. Se puede congelar para que aguante más tiempo, se lava, se cortan las flores y se colocan en bolsitas.

  • De acuerdo con el reglamento de la UE 1169/2011, para conocer la composición y los posibles alérgenos de nuestros productos, por favor, puedes hacernos llegar un correo electrónico a infoproducte@ametllerorigen.cat especificando el producto de tu interés. Contestaremos tu correo en un máximo de 15 minutos, de lunes a viernes de 9:00h a 13:00h y de 14:00h a 18:00h.